La Celestina, de Fernando de Rojas
1. Es imprescindible la lectura de los textos preliminares [[#|para]] comprender las intenciones que movieron a Fernando de Rojas a proseguir la historia que había encontrado y para conocer algunos datos sobre él. La carta está dirigida a alguien a quien considera un amigo; posiblemente, su benefactor. Redacta un resumen de la misma.

En esta carta dedicada a un amigo, Fernando de Rojas le cuenta cómo encontró el primer acto de la obra y decidió proseguir con ella ya que le había gustado (no está muy claro si la escribió Rodrigo Costa o Juan de Mena). En dicha carta se ve reflejada en cierta manera la chulería y el orgullo del autor, tal y como se deja ver cuando dice que terminó la obra en 15 días, cosa que parece un disparate, ya que en obras de este tipo, ni el mejor escritor podría hacerlo en tan poco tiempo. Asegura no haber modificado el primer acto de la obra, aunque podría no ser cierto ya que esto le daría capacidad para modelar la obra a su antojo.




2. En una de las estrofas de los versos acrósticos, Rojas expone las razones que le indujeron a continuar la obra. ¿Cuáles son?

En el prólogo Fernando de Rojas le comenta al amigo al que destina la carta que prefiere mantener el anonimato para que la gente no piense mal ni le critique por ser jurista. El autor no cumple con lo dicho ya que en el prólogo se incluyen unos versos acrósticos en los cuales si se junta la primera letra de cada frase podemos leer "El bachiller Fernando de Rojas acabó la comedia de Calisto y Melibea y fue nacido en la Puebla de Montalbán". En este prólogo se incluyen los motivos que le condujeron a seguir adelante con la obra.

-El más importante es advertir y aconsejar a los jóvenes sobre el amor, una enfermedad que nos hace enloquecer, nos vuelve imprudentes y no nos deja ver la realidad tal y como es. Pretende también informar a la gente del falso servicio de las alcahuetas y los malos criados, que únicamente buscan el bien propio.
-El otro motivo es que le parecía una buena obra que merecía ser continuada, aprovechando de esta manera para exponer el remedio contra el amor desesperado.





3. Localiza en el prólogo la referencia que hace Rojas sobre la recepción de la obra y la justificación del título que le da.

En el prólogo Fernando de Rojas dice haber encontrado un remedio contra el mal del amor que padecía su amigo. Esa respuesta la encontró en unos papeles que estaban escritos con un ingenio que no era propio de las obras en castellano. No sólo por la manera de decirlo, sino por su estilo elegante, nunca visto ni oído en castellano. Vio en ellos, tras releerlo varias veces, la dulzura, la ficción y filosofía, además de los consejos para no fiarse de las alcahuetas, hechiceras y malos e interesados sirvientes. Dependiendo del lector, a unos les parece una obra prolija, o breve, o agradable, e incluso, oscura. Él mismo sabe y quiere que se cree una división de opiniones e interpretaciones después de recorrer todo el texto.
Al final del prólogo, narra como en un principio llama a su obra Comedia de Calisto y Melibea, ya que era ese el tipo de obra literaria que tenía en mente escribir el autor original. Este hecho provocó la decepción de quienes lo leían, puesto que el final de la obra era el propio de una tragedia. De este modo Fernando de Rojas la llamó Tragicomedia de Calisto y Melibea.




Acto 1
4. Transcurrido el primer encuentro con Melibea, Calisto llora su reciente pena de amor ante Sempronio. Cuando este se queda [[#|solo]], expresa las dudas y contradicciones en que le ha sumido la actitud de su amo. ¿Cómo se nos muestra el criado Sempronio en este monólogo?

Para responder a esta pregunta es importante tener en cuenta que en esta época eran bastante comunes las confidencias entre señores y criados y señoras y criadas. En la obra no se menciona si Calisto tiene familia, por ello si le cuenta sus penas a los criados el autor se ahorra introducir personajes que no tengan más relevancia durante la obra. El primer paso de la confesión de Calisto es verbalizar los sentimientos, en este caso la desesperación.
Al comienzo del acto Sempronio parece estar confuso y asustado ya que no conoce cual es el origen de la infelicidad de su amo Calisto. No sabe cómo tratar ni hacer frente al problema de su amo puesto que teme su reacción, si entrar o no, ya que si entra le puede matar, pero si no entra Calisto puede matarse a sí mismo y le acusarían a él. Más adelante podemos ver como su actitud evoluciona hasta parecer preocupado, pero no por la situación sentimental de su amo sino porque si él muere el criado se quedará sin medio de sustento mientras que si le ayuda puede obtener beneficios económicos (a los criados no les importan los sentimientos de su amo, viven buscando su interés) Solamente les importa el dinero. Finalmente decide entrar para "escuchar sus penas" e intentar consolarlo dándole algún consejo o remedio, siempre para poder conseguir algo a cambio. Calisto está enfermo de amor, el amor duele, y duele físicamente hasta el punto de que, para aliviarse, pide a su criado que le traiga sus instrumentos, pero no es capaz de continuar por lo que ordena a Sempronio que continúe tocando.




5. Calisto, con claras resonancias de los tópicos de la literatura del amor cortés, expresa las famosas y sacrílegas palabras que erigen a Melibea como su único dios: «Melibeo soy y a Melibea adoro y en Melibea creo y a Melibea amo». ¿Cómo se sitúa Calisto ante su amada?
Todo ello le da pie a Sempronio para exponer sus teorías sobre el amor y las mujeres. ¿Qué piensa al respecto? Calisto se sitúa como siervo ante el señor, Melibea es su único dios. Se obsesiona con ella, y nunca aceptaría su pérdida. Melibea es algo necesario para que Calisto siga viviendo; si no, prefiere la muerte. Es una relación de vasallaje, el hombre aparece subordinado a la mujer y la trata como a un Dios. Se presenta como un vasallo que sirve a su dios (Melibea). Todo esto se plasma en la conocida frase: "Melibeo soy y a Melibea adoro, y en Melibea creo y a Melibea amo.". Calisto pierde toda su dignidad al postrarse ante Melibea. Sempronio piensa que la mujeres juegan con el dolor de los hombres a su antojo, también piensa que son malas, que las mujeres son lo peor de la humanidad, dice que todas las desgracias del mundo ocurren por culpa de mujeres (clara influencia de la literatura antifeminista o misógina, con abundante éxito en aquellos tiempos). Además añade que una mujer no es nada sin un hombre a su lado y que son difíciles de entender y que en una mujer hay que buscar lo que hay que buscar. Menciona el pecado bíblico de Adán y Eva, en el cual por culpa de Eva, ambos son expulsados del paraíso. Sempronio no entiende como Calisto puede caer ante la imperfección de la flaca (referido a que no tiene cabeza) mujer. Solo ve la parte "práctica" de todo, por lo que no puede entender lo que sucede: cree que su amo se ha vuelto loco, y lo que es peor, también hereje. Sempronio no entiende que teniendo las características de Calisto, con las cuales puede conseguir a cualquier mujer, se encuentre tan angustiado y pierda toda su dignidad por una mujer en concreto, Melibea. Para Sempronio, Calisto está prisionero. El amor le ha limitado su libertad (el amor como tal, puesto que él no ha recibido ninguna respuesta). Sempronio no sabe lo que realmente siente Calisto hacia Melibea, si lo supiese, entendería que la única cura a su "enfermedad crónica" es conseguir a la amada. Y que sin el amor de Melibea puede llegar a morir.



6. Sempronio intenta halagar los oídos de su amo enumerando sus distintas virtudes. Calisto, a la vez, describe a Melibea de acuerdo con el canon del ideal femenino que imperaba en la época. ¿Qué cualidades se estiman en un varón del siglo xv?
  • Ingenio
  • Fuerza
  • Elegancia
  • Gracia
  • Salud
  • Hermosura
  • Fortuna (Dinero, patrimonio...)
  • Alta condición social (obsesión por la nobleza)

¿Y en una mujer? ¿Cómo describe Calisto la belleza de Melibea?
  • Linaje noble
  • Gran patrimonio
  • Ingenio
  • Gracia
  • Hermosura

El retrato de la mujer es muy exagerado e idealizado por parte de Calisto, ya que está locamente enamorado de Melibea y la ve como a una diosa.
  • Cabellos rubios como el oro, resplandecientes, largos hasta los pies (en cierta manera es una forma de expresar que es de alta clase social, ya que al no tener que trabajar y dedicarse a sus cuidados podría permitirse tener el pelo tan largo, aunque también podría ser una de las tantas hipérboles que aparecen en La Celestina)
  • Ojos claros y rasgados
  • Pestañas largas (es un símbolo de buena salud)
  • Cejas finas (cuidadas, por tanto) y altas
  • Nariz pequeña o mediana pero no chata
  • Boca pequeña
  • Dientes pequeños, blancos y muchos (ya que en aquella época era normal que en la boca faltase algún diente a causa de la alimentación)
  • Labios colorados y carnosos (es símbolo de buena salud y sensualidad)
  • Contorno del rostro más alargado que redondo
  • Piel del rostro lisa, fina, brillante, más blanca que la nieve (de nuevo un rasgo característico de las mujeres nobles de la época, ya que servía de diferencia entre las mujeres de alta clase y las campesinas, que estaban morenas por trabajar al sol)
  • Orejas pequeñas
  • Cuello fino y alargado
  • Manos pequeñas, dedos largos y uñas largas y coloradas (símbolo de salud)
  • Pecho ni grande ni pequeño, alto y redondo
  • Cuerpo esbelto y, aunque Calisto no lo puede ver, a juzgar por el resto de su belleza parece bonito
El retrato clásico de descripción de arriba a abajo (empieza por el pelo y acaba en los pechos). Se tiende a idealizar lo que escasea.




7. Ante la ineludible «enfermedad» de Calisto, Sempronio recomienda el remedio: pedir ayuda a una vieja experta en enredos amorosos. Va el criado a buscarla, mientras el joven enamorado se queda con otro de sus criados, Pármeno. Este, al enterarse de que su señor va a entrar en el peligroso círculo de la alcahueta, trata de disuadirle refiriéndole todo lo que sabe de ella. ¿Qué es lo que le dice? Llegan Sempronio y Celestina y se establecen dos escenas simultáneas a uno y otro lado de la puerta. De la conversación que Celestina tiene con Sempronio y, más tarde, con Pármeno y Calisto, ¿qué rasgos de su personalidad se revelan? Justifica, con ejemplos del texto, cómo los personajes dramáticos se dan a conocer con sus propias palabras.
Le dice que Celestina es una mujer astuta, lista y que es mala persona pero a Calisto le parece bien ya que el solo piensa en aprovecharse de ella. (lo que él no sabe es que ella también trata de aprovechar el estado de Calisto)Se revela que Celestina es una persona muy astuta y sagaz y que sabe cómo conseguir provecho de casi cualquier situación. No le importa mentir para conseguir lo que quiere, para ella el fin justifica los medios. También se muestra que es una persona avariciosa que solo le importa el dinero y los demás le dan igual. Celestina tiene varios oficios, según Pármeno: costurera, perfumera, maestra en hacer pinturas y aceites para la cara y en devolver virginidades perdidas, hechicera y alcahueta. Con la costura enmascara la prostitución: a su casa van mozas para «aprender a coser», a las que luego relaciona con mozos estudiantes y las prostituye, sacando beneficio. Con el oficio de la perfumería oculta la hechicería, pues puede tener un laboratorio en su casa sin que la gente sospechara nada. Una de sus principales dedicaciones es la de restaurar virgos: devolver la virginidad a mujeres que la han perdido inoportunamente. Podemos hacer un símil de Celestina con una araña, pues ella "pone la red" y con astucia espera a que la gente caiga en ella para aprovecharse y sacarse su propio beneficio. También se menciona en poco espacio, pero no por ello menos importante, su faceta más "oscura". Se le tacha de manipuladora de la gente, bruja, hechicera, de mal parecer y actuar, y, desde luego, muy peligrosa. Además, hay algo misterioso en torno a su personaje. Por sus habilidades en magia negra y buenos resultados, es contratada por muchos en la ciudad -dice conocer a prácticamente todas las señoras de la urbe, por un motivo u otro-; lo cual le reporta importantes beneficios. Debido a esto, es inexplicable que viva en una casa en ruinas, en ocasiones con pasando hambre, con ropajes viejos y rasgados. Ante esto, puede haber diferentes explicaciones: 1.- Celestina sufre estas penurias para aparentar miseria, dar pena y ser así más efectiva en su trabajo. 2.- Su enorme codicia la lleva a guardar el dinero tanto que ni ella misma lo utiliza. 3.- Se gasta el dinero en algún asunto no mencionado (muy poco probable). A Celestina se la califica de cínica, pues es astuta y usa un doble lenguaje, es decir, según la persona con la que se relacione y su posición social maneja un vocabulario u otro, lo que delata que posee una gran cultura en el campo del lenguaje, ya que los domina todos; y avariciosa. Sempronio se nos muestra desde un principio como alguien egocéntrico que solo mira para él. No tiene ningún problema moral, a todo le busca una solución y sólo intenta sacar todo el beneficio posible, no es como Pármeno. Pármeno es un personaje curioso porque al principio era fiel y servidor a su señor y le decía la verdad sobre lo que pensaba buscando el bien de Calisto. Defiende los ideales de Calisto incluso cuando ni él mismo cree en ellos. A pesar de eso, poco a poco, viendo que pese hacer el bien, Calisto prefiere a Sempronio, decide seguir la corriente a Calisto y sacar algún provecho de la situación. (Su conciencia moral, muy típica con los poderosos: ¿Le digo la verdad, le digo lo que quiere oír o le sigo la corriente a todos?). Pármeno puede verse obligado a evolucionar por la ambición personal o por la actitud de Calisto. Al principio él era el único que aconsejaba a Calisto para su bien mientras los demás buscaban su propio beneficio, pero su señor se muestra poco receptivo a su consejo. Esto lleva a Pármeno a venderse a Celestina: le sigue la corriente a Calisto a cambio de que ella comparta los beneficios que obtenga, y, sobre todo, de que le consiga a Areúsa, que es una prostituta cara y, en circunstancias normales, estaría fuera de su alcance. Pármeno es honesto. Pero a lo largo de la narración va sufriendo una igualación de la personalidad con Sempronio. La justificación que le da a Pármeno a Calisto es que conoce muy bien a Celestina, lo que no dice es que su madre es prostituta. Celestina juega con ser de una sociedad marginal, que no tiene dinero y que es vieja, para hacerse la víctima. Puede ser que Fernando de Rojas describiera tan bien los elementos de brujería, ya que como era jurista, pudo haber tratado algún caso de brujería. Celestina se maneja por los dos mundos, el de los ricos y el de los pobres. Ella es embaucadora y sabe cómo manipular las conductas de los demás.




Acto 2

8. Observa cómo va evolucionando la actitud de Pármeno respecto a su amo. ¿Qué factores le hacen cambiar? ¿En qué palabras se advierte esa variación?
Celestina le hace chantaje a Pármeno mediante la palabra. Pármeno es el personaje que nos da a conocer a la Celestina. Al principio hace oídos sordos a las proposiciones de Celestina y sigue actuando como hasta ese momento, buscando el bien de su señor.
Pármeno cree que Calisto debería ser más inteligente, no entiende como, en vez de darle regalos a Celestina, no se los da directamente a su amada, Melibea. Este criado opina que desvelando los secretos a Celestina, le está entregando su libertad. Se está convirtiendo en prisionero de Celestina. La alcahueta conoce sus secretos, y Calisto no sabe cómo ésta podría llegar actuar, puede contarlo o incluso podría utilizarlo en su contra.
Sin embargo, tras el maltrato verbal al que es sometido por parte de Calisto por contarle la verdad sobre cómo es la alcahueta; acaba sucumbiendo a los planes de Celestina porque ve que lo mejor para él, ya que Calisto no quiere oír sus consejos, es sacar algo de provecho y seguirle la corriente al noble. Aquí se muestra una vez más la ambición desmedida. Pármeno parecía preocuparse realmente por su señor, a diferencia de otros criados de la época que aconsejaban a sus amos sin importarles realmente sus problemas. Sin embargo acaba mirando por su propio bien, en parte, por la manera de tratarle de Calisto y, sin duda, por el dinero.
Se produce un gran cambio en la personalidad de Pármeno, pasa de explicarle a su amo la verdad, lo que le puede suceder si hace caso a Celestina, a seguirle la corriente para obtener un beneficio.
Este cambio en su mentalidad se advierte en su último parlamento del segundo acto, cuando dice: "[...] de ahora en adelante, voy a escarmentar. Le seguiré la corriente. Si dice que comamos, yo lo diré también. Si quiere derribar la casa, lo aprobaré. Si quiere quemar su hacienda, iré a por fuego.". Esta evolución experimentada por Pármeno es principalmente por la soberbia de Calisto, su arrogancia y su inexistente cambio de personalidad. Esta faceta del noble no hace más que confirmar que es incapaz de entender el peligro que corre. Podría decirse que Pármeno es la honradez que nadie entiende y se ríen de él por eso y que ve que otros mediante el engaño sacan beneficios y él siendo honrado no.
En Pármeno se refleja a la perfección la pregunta: ¿Todos tenemos un precio?





Actos 3 y 4

9. Un recurso habitual para crear tensión dramática es anunciar, desde el comienzo de una obra trágica, el posible final desgraciado. Indica qué personajes, y en qué pasajes de estos actos, aluden al desenlace.
  • Sempronio (acto 3) - hablando con Celestina le dice: "a la primera señal de peligro lo dejo", "sacar provecho pero sin arriesgarnos". A continuación Vuelve Sempronio a avisar a Celestina "lo que empieza mal suele terminar peor".
  • Celestina (acto 4) - en el comienza del acto de camino a casa de Melibea, hablando para sí, reflexiona acerca del hecho de que la descubran intentando ganar la voluntad de Melibea, vuelvan a emplumarla, azotarla o incluso perder la vida siendo castigada por ello. Aquí Celestina se está jugando su vida. Este es el único momento de toda la obra en el que Celestina por un segundo tiene miedo. Esto humaniza totalmente a Celestina, puesto que era capaz de invocar al demonio sin temer absolutamente nada; pero ante una situación como esta, en la que si las cosas se tuercen está destinada a la muerte, siente como cualquier persona miedo. Sabe que se juega mucho y se pregunta si es suficiente lo que recibe a cambio de jugarse su propia muerte, entonces siente en el miedo a lo desconocido.

Ambos personajes prevén el futuro muy posible que puede llegar y a lo que se arriesgan. Pero la Celestina en este campo siempre juega con ventaja pues por su experiencia sabe cómo reaccionará la gente ante las diferentes situaciones, diálogos...
  • Sempronio (acto 3) - en un diálogo con Celestina: "Tiemblo al pensar que podrías ir a por lana y salir trasquilada, y hasta podrían emplumarte otra vez, o hacerte algo peor".
  • Sempronio (acto 2) - a Calisto: "De lo contrario, acabarás loco o muerto".
  • Pármeno (acto 2) - a Calisto: "Un error nunca viene solo [...]. El amor ha provocado tu pena, y la pena echará a perder tu cuerpo, tu alma y tu hacienda".
  • Calisto (acto 1) - monólogo: "¡Ay, bienaventurada muerte, deseada por todos los afligidos, ven ya!", "[...] antes de que llegue mi rabiosa muerte".
  • Celestina (acto 3) - asegura que si algo no sale perfecto, lo perderá todo.
  • Celestina sabe perfectamente cómo va a reaccionar Melibea. Cree que las mujeres son desequilibradas en cuestiones amorosas, son extremistas. Este pensamiento es propio de la literatura antifeminista. Sabe que Melibea reaccionará mal en un principio, se enfadará mucho, pero que una vez que esa ira se acabe podrá actuar. El odio ya es un sentimiento, sólo necesita hacerla cambiar al otro extremo.

10. Al final del tercer acto, Celestina se prepara para ir a casa de Melibea y realiza un conjuro. ¿Con qué fin? ¿Cómo contribuye este a la caracterización del personaje? Relaciónalo con la vivencia que tenían en la Edad Media de las artes mágicas.
Conjura a su amigo Satán creyendo que la va a ayudar a cumplir su voluntad de que Melibea se ablande y quede enredada por Calisto. El conjuro lo realiza sobre unos hilos que utiliza como excusa para poder entrar en casa de Melibea y así poder hablar con ella y ganarse su confianza. Celestina cree en las artes mágicas, ya que realiza los conjuros y hechizos completamente sola, creyendo en ello y sabiendo que es algo prohibido y fuertemente castigado, por lo que se juega la vida. Celestina realiza este conjuro completamente sola, Sempronio y Elicia están arriba, no necesita estar actuando para alguien porque está sola, lo hace porque cree en ello de verdad. Este parlamento certifica la imagen que hacen de ella Pármeno y Sempronio previamente. El hecho de realizar el conjuro la convierte en bruja, hechicera y practicante de magia negra, estando en contacto con Satán; lo que también la hace hereje. El detalle con que el conjuro fue descrito puede que tenga su origen en algún caso que haya ocupado en su día a Fernando de Rojas, mientras ejercía de jurista, pues está claro que se trata de una oración real, no inventada por el autor. No nos dice que Fernando de Rojas creyera en la brujería, sólo nos explica que la magia en esta época se utilizaba, que la sociedad sí estaba condicionada por ella y por eso lo incluye en la obra. Este es el primer conjuro que aparece en toda la literatura española. En la época, era algo impensable, por lo que era un libro purgado (parcialmente censurado por la Inquisición); pero pudo editarse y salir al mercado gracias al prólogo del libro, en el que Fernando de Rojas explica que es un ejemplo de lo que no se debe hacer, lo escribía para advertir a los jóvenes de los peligros del amor (esto no sabemos si era una tapadera o era el verdadero objetivo del libro). El momento en el que camina hacia la casa de Melibea es el único de la obra en el que Celestina muestra miedo, lo que muestra que es humana y tiene debilidades.En ningún momento de la obra llega a saberse si Melibea enferma de amor por Calisto debido al conjuro que realiza Celestina o porque en realidad ya estaba interesada en él desde el principio.
11. La primera estrategia de Celestina en casa de Melibea es suscitar la compasión de esta y de su madre con un lamento sobre la vejez. Comenta los recursos estilísticos del parlamento de Celestina acerca de este tema. Compara el nivel lingüístico en que se sitúa ahora con el utilizado en el monólogo del comienzo del cuarto acto. ¿A qué se deben estos cambios estilísticos?
Se utilizan paralelismos, amplificación retórica y el tópico Carpe diem.
- En primer lugar su estrategia es suscitar compasión para que se apiaden de ella y así ganarse la confianza (y para poder entrar en la casa), para ello utiliza palabras de alabanza hacia Alisa («buena señora», «gracia de Dios», «noble hija», «el gran afecto que os tengo»), y luego dice que es vieja y que Melibea es joven.
Celestina juega con ventaja: ella fue joven y ahora es vieja, en cambio Melibea sólo ha sido joven. Por tanto, Celestina le aconseja que aproveche ahora su juventud (Carpe diem) porque rápidamente se hará mayor, y aunque todo el mundo desee ser mayor porque nadie quiere morirse, envejecer trae consigo muchas cosas malas tanto de la parte exterior como la interior de una persona. De hecho, la vejez es devastadora independientemente de la condición social: para los pobres porque sufrirán hambre y penurias, más difíciles de sobrellevar que en la juventud; y para los ricos, porque los descendientes desearán su muerte para heredar, y de todas formas la fortuna y el linaje no importan porque no se va a ir con ellos a la tumba (muerte igualadora). Al principio del monólogo Celestina sólo habla de su preocupación porque Sempronio piensa que es una vieja sin fuerzas.
- Hablando con Melibea, Celestina se sitúa en una posición mucho más inferior. Cambia su registro lingüístico dependiendo de a quien se dirija. Siendo una maestra en ajustarse a todas las situaciones y receptores posibles, consiguiendo que se sientan cómodas y poder manipularlas. Demuestra así su versatilidad lingüística, una de sus principales características como personaje. Usa menos coloquialismos y más refinamiento, habla en un lenguaje más culto.
La suavidad del tono de presentación ante Melibea puede decirnos que la chica es un ser muy inocente.

12. Explica la conducta de Melibea ante el primer encuentro con Celestina. ¿Reacciona según la idea que la alcahueta tiene de las mujeres? Busca en el tercer acto dicha opinión.
Melibea reacciona como mencionó Celestina, sin término medio y llevando al límite sus sentimientos, sean los que sean (rasgos propios de la literatura antifeminista, una mujer odia o ama, no hay término medio). Aunque en este caso aún solo se demuestra en el odio que tiene por Calisto. En lo referente a ella misma, la alcahueta también da en el clavo. Al principio, es aceptada por su condición de vendedora de hilados y por la compasión que suscita. Además, se aprovecha de haber sido antiguamente vecina de los padres de Melibea. Una vez dentro, ya pierde todo el miedo que arrastraba en el camino, ya ha conseguido lo más difícil. Más tarde, al mencionar su verdadero cometido, provoca la ira de Melibea, tras lo que se escuda en su fingida inocencia. Esto no preocupa en exceso a Celestina, aunque hay momentos en los que se siente sobre las cuerdas (incluso menciona el conjuro en algún aparte porque su superstición la lleva al convencimiento de que no lo conseguirá sin ayuda sobrenatural); ya que sabe que Melibea siente algo por Calisto. Y como las mujeres solo pueden tener sentimientos totalmente al límite de sus posibilidades, tiene altas probabilidades de éxito. Con que cambie su parecer, ya estará enamorada para siempre, y precisamente es ese su trabajo, provocar el cambio. Por otro lado, los hombres representan el equilibrio, ni aman ni odian en exceso.

Celestina es realmente muy rápida y astuta, sabe llevar en todo momento la conversación por donde le interesa. Cuando llega recibe la compasión de madre e hija con lo que se introduce en la casa (esto le viene muy bien porque las cosas serias e importantes no se tratan en la puerta de las casas). Tiene mucha suerte, puesto que Alisa, madre de Melibea, tiene que ir a visitar a su hermana, por lo que puede charlar a solas con la joven; de lo contrario el viaje no habría dado sus frutos y tendría que haber vuelto otro día. Por otra parte, Celestina sabe esperar el tiempo suficiente para nombrar a Calisto, creando así cierta intriga. Tarda tanto y dice que es algo tan importante (dejó a un enfermo al borde de la muerte) que levanta la curiosidad de Melibea de tal forma que cuando nombra a Calisto, Melibea se enfada de una manera desproporcionada. Celestina sabe que en ese caso solo le queda aguantar el tirón, porque ya sabe que lo odia y eso ya es un sentimiento.
Celestina da fuertes golpes de timón en la conversación y cambia el rumbo de ésta para tratar de calmar a Melibea. Le explica que sólo venía a por una oración a Santa Apolonia y el cordón de las reliquias para curar el simple dolor de muelas que Calisto, supuestamente, sufre desde hace una semana. De paso, aprovecha para tratar de «vender» a Calisto a Melibea idealizándolo brevemente. En este momento las dos, Melibea y Celestina, hablan un doble lenguaje. Melibea pide perdón a Celestina al darse cuenta de lo mala que había sido al hablar así. Celestina no está engañando a la pobre Melibea, ambas saben lo que quieren y acuerdan quedar secretamente al día siguiente para que Celestina venga a por la oración y algo más. En ese momento Lucrecia, criada de Melibea, que estuvo presente durante toda la conversación se da cuenta de que todo está perdido.





Actos 5 y 6

13. Después de dialogar con Sempronio, Celestina, radiante, muestra su trofeo (el cordón de Melibea) ante el obsesionado Calisto, y se las arregla para obtener nuevos regalos en pago por sus servicios. Los criados observan la escena. ¿Qué piensan estos de Celestina?
Sienten desconfianza, ningono de los dos piensa bien sobre lo que está haciendo Celestina. Piensan que les va a engañar y que el reparto de los bienes no va a ser equitativo, pues ella es codiciosa e inteligente. La desconfianza comienza cuando Celestina le dice a Sempronio sin querer que él sacará una pequeña parte, al instante Celestina corrige y empieza a decir que lo suyo es de él. También dijo que necesitaba más que él, por ser vieja, en cambio Sempronio es joven, vuelve a sacar su faceta victimista. Y lo que ya sembró la total desconfianza fue que en el camino a casa de Calisto, Celestina no le quiso contar a Sempronio nada de lo ocurrido en casa de Melibea, para contarlo ella y que el mérito y la recompensa fuesen para ella. Es importante en esto la lírica del amor cortés. Además, mientras cuenta a Calisto su encuentro con Melibea, le lanza indirectas pidiéndole que le compre una falda y un manto (viene a decir que los suyos están viejos y raídos), ambas cosas que no podría compartir con Sempronio y Pármeno. Este es un error de Celestina pues infravalora a Pármeno y Sempronio, creyendo tenerles bajo control (aprovecha el emparejamiento de los criados con Elicia y Areúsa). En este momento en que los criados se dan cuenta de que Celestina no va a compartir sus regalos (porque son cosas materiales que no puede compartir con ellos) empieza el final de Celestina. Pármeno y Sempronio, interesados en la conversación entre su amo y Celestina, mantiene una conversación aparte y mencionan: "Si nos engaña, lamentará habernos conocido". En resumen, la codicia, el egoísmo y el hecho de subestimar a ambos criados es lo que lleva Celestina a la muerte. Pármeno nunca había confiado, pero Sempronio creía en que Celestina había dicho que repartirían el botín.



Actos 7, 8 y 9

14. Durante los actos 7 y 8, Celestina consigue hacerse por fin con la voluntad de Pármeno al facilitarle un encuentro amoroso con Areúsa. Después, en el acto 9, los criados comen en casa de Celestina con Areúsa y Elicia. La comida transcurre alegremente hasta que Sempronio alude a la belleza de Melibea. ¿Cómo reaccionan las dos prostitutas? ¿Qué implicaciones sociales deja ver su actitud?
Elicia y Areúsa saltan sobre Sempronio en cuanto alude a la gracia de Melibea y se enfurecen, replicando que dicha belleza no es más que el producto de su condición social y su fortuna (las ropas, el maquillaje, las joyas... son los que la hacen bella: «Dios me lo demande, si en ayunas la topases, si aquel día pudieses comer del asco»).Se dice más adelante que, aún en el caso de que tuviera defectos, Calisto (y en general cualquier señor) la preferiría antes que a cualquier otra debido a su linaje, porque los señores de la época casi siempre buscaban matrimonios provechosos con damas de su misma clase social, aunque no se amaran: había una gran separación entre el amor y la vida social, y el matrimonio y los hijos estaban incluidos en la segunda. Las prostitutas hacen una dura crítica de Melibea, que deja entrever el amargo desprecio de los criados y la clase baja en general por los señores y las damas de alta cuna, a quienes envidiaban.
Esto es un claro reflejo del resentimiento social, de las clases bajas hacia la nobleza, un tema latente a lo largo de toda la obra.
En este caso, Elicia envidia el dinero de Melibea y quizás también su belleza, mientras Areúsa, a quien no le falta ninguna de las dos (es una prostituta cara), envidia su linaje, al que no puede acceder por mucho dinero que le dé su trabajo (en la sociedad del siglo XV la movilidad social era nula: la clase alta venía siempre determinada por el linaje noble). Sin embargo, Melibea, casi haga lo que haga (excepto perder la virginidad fuera del matrimonio y ser infiel a su marido) no perderá la aceptación social debida a su linaje. Elicia y Areúsa reflejan su desprecio por la clase social alta y le guardan rencor. Aun así, ellas escogieron ser prostitutas, pues era la única de las alternativas por la que podían sacar provecho de sus rasgos y características físicas, es decir, vivir de su propia imagen. Por su gran belleza solo trabajan para gente importante y de clase alta. Además, la prostitución les da una libertad que serían incapaces de conseguir en el matrimonio, a la hora de moverse por la ciudad. La consecuencia de todo esto es que Pármeno, sin la ayuda de Celestina, con el poco dinero que tenía jamás se podría haber permitido mantener un encuentro con Areúsa. La clase social, en el siglo XV, determinaba su futuro. Viviendo en una ciudad, las posibilidades de Elicia y Areúsa se limitaban a ser criadas, casarse con alguien de su clase social o dedicarse a la prostitución. Ambas mujeres defendían una vida con "libertad", sin depender de un marido, padre, monja abadesa... A pesar de luchar por una vida libre, envidiaban ser como Melibea, fundamentalmente tener su linaje, sabían que aunque fueran más bellas, tuviesen dinero, la nobleza determinaría sus vidas. Eran conscientes de que un noble como Calisto sólo se podría fijar en una mujer como Melibea porque los estamentos no se mezclaban, la población sólo se casaba con gente de su mismo rango social. Aunque Melibea tuviese defectos, su linaje estaba por encima de ellos.

15. La reunión es interrumpida con la llegada de Lucrecia, la criada de Melibea, que trae un recado de su señora. Ella da pie para que Celestina reviva los momentos más prósperos de su vida. Al hablar, alude a un tema recurrente en la literatura medieval. ¿Cuál es? ¿Qué dice de él? Relaciona su actitud con la época de transición en que se escribió la obra. Es interesante observar también la retórica con la que se expresa. Comenta, desde el punto de vista estilístico, sus palabras: «Bien sé que sobí para descender, florecí para secarme, gocé para entristecerme, nací para vivir, viví para crecer, crecí para envejecer, envejecí para morirme».
El tema es la fugacidad («tempus fugit») e inconsistencia («vanitas vanitatis») de la vida, que no es sino un camino hacia la muerte. También se puede ver el «ubi sunt» que hace referencia a ''¿qué fue de aquellos que...?'' (en referencia a los poderosos y los que tenían riquezas) y a un lamento por la vejez y el deterioro de la vida. En este parlamento se da a conocer que Celestina no siempre vivió míseramente, sino que tuvo buenos tiempos en el pasado. Celestina explica que todo bien o mal procede de la Fortuna, que juega con nosotros, por lo que las personas no tenemos control sobre nuestras vidas. Al igual que la fama, la fortuna es efímera. Esto enlaza de nuevo con el "tempus fugit". Este tema ya fue tratado anteriormente en la literatura española por Juan de Mena, en Laberinto de Fortuna y en las Epístolas familiares de Petrarca. La falta de ese poder y fama otorgados en parte por la fortuna es fuente de profundo dolor y desdicha para el que los ha perdido. Se nos muestra en cierto modo la crueldad de la vida, la cual no deja elegir la fortuna determina la vida. Habla de una decadencia física, por una parte, y mental, sí acepta que existiesen tiempos de prosperidad en su vida, pero irremediablemente esto (como todo) no dura para siempre. Dice que lo que hay en el mundo siempre crece o decrece, aplicándolo a sí misma, que habiendo alcanzado su cumbre hace ya tiempo ahora ya no le queda sino decaer. Celestina muestra NOSTALGIA por los tiempos pasados, pero a la vez asume que no hay remedio a ese paso del tiempo. En esa época, decía contar con varias prostitutas a su servicio, todas mayores de 14 años y menores de 18. Actualmente, suena impactante. Sin embargo, en el siglo XV, la esperanza de vida era de entre 30 y 40 años (Celestina era una persona extraordinariamente longeva). Por ello, si una mujer ya no estaba casada, y pretendía, a los 18 años, era vista como una solterona. En cuanto al estilo, hay un paralelismo (por medio de una descripción con verbos sobre lo que fue y ahora es, sobre lo que hizo y ahora no hace) que aporta sensación de repetitividad al parlamento, y una sucesión de paradojas. Los paralelismos están encadenados y desarrollan hechos de acción-solución que terminan en el análisis de su propia existencia:


  1. Lamento de su decadencia, con el recuerdo de la prosperidad.
  2. Tempus fugit + Vanitas vanitatis + ubi sunt? aplicado a sí misma, se pone como ejemplo de la imparcialidad de la muerte a la hora de llevarse la vida de ilustres y villanos, de los famosos y los don nadie.




Acto 10

16. La actitud de Melibea con Celestina es ahora, en su segundo encuentro,muy distinta a la mantenida en el primero. ¿Para qué ha llamado a la vieja hechicera? ¿Qué le sucede a Melibea? ¿Cómo reacciona cuando le hablan de amor? ¿En qué ha evolucionado desde el comienzo de la acción? ¿Qué dice Celestina sobre el amor?
El concepto fundamental en este tema es el amor como enfermedad, que tiene síntomas tanto físicos como psicológicos. El amor es una enfermedad grave que puede destruirte.
Llama a la vieja hechicera para confesarle su enfermedad (tanto física como mental) para que la ayude a curarse, lo que le sucede es que siente un gran dolor en el pecho y por fin desvela los sentimientos de amor que siente hacia Calisto por lo que ahora está igualada a él. Se alegra al oír el nombre de Calisto por lo que le da razón a Celestina cuando le dice que está enamorada de él y que el único remedio de su enfermedad es Calisto y como ella quiere curarse accede a tener una cita con él en secreto a media noche. Evoluciona de manera que al principio decía que lo odiaba con toda su alma y que no quería estar con él, a llamarle remedio para la enfermedad de su amor, es decir, desvela su enamoramiento hacia él. Celestina dice del amor que es como una muerte dulce, alegre tormento, veneno apetecible... usa paradojas y paralelismos para describirlo.
Se presenta el amor ideal Petrarquista, como unos sentimientos contradictorios y paradójicos, un amor que da bandazos entre la esperanza y la desesperación. Aquí se nos planteamos una duda, que jamás pondremos responder. No sabemos si Melibea ya estaba enamorada en la primera conversación que mantuvo con Celestina, o el hechizo fue lo que enamoró a Melibea. Celestina creía realmente en su conjuro, pero todo nos hace pensar que Melibea si sentía algo en un principio, no tendría entonces sentido que le hubiese mandado volver en secreto a por las oraciones. De todas maneras, Celestina ya había avisado de que era bueno saber que sentía algo por Calisto. Le daba igual que fuera amor u odio, ya que para la mujer del siglo XV no existe el término medio (rasgo de la literatura antifeminista). En todo momento Melibea cree que las citas han de ser secretas, nunca se plantea el hecho de formalizar la situación, porque siendo ambos nobles no tendría que haber ningún problema. Además ella era consciente de que sus padres estaban buscando a su futuro marido. El único problema sería que la gente supiese que se encuentra a escondidas con Calisto porque la honra de ésta y la de su familia se acabarían, aunque no tendrían que saberlo, con una mínima sospecha, de haber perdido su virginidad, todo su honor desaparecería. Aquí los sentimientos quedan aparte, lo social es primordial.





Actos 11 y 12

17. Celestina, vanagloriándose de su inteligencia, comunica su brillante gestión a Calisto. Este, agradecidísimo, le regala una cadena de oro delante de sus criados, lo que suscita aún más la codicia de ambos. ¿Cómo adelantan ellos el final de su relación?
Este momento constituye el principio del fin de Celestina, había sido muy astuta hasta este momento, pero la codicia y egoísmo acaban con ella. Los criados desconfían de que todo va a salir bien y de que todos van a salir ganado. Desconfían de la alcahueta. A Sempronio le empieza a molestar que no quiera contarle antes a él que a Calisto cómo le fue con Melibea. Además la alcahueta comete el error de hablar de una "partecilla" correspondiente a los criados. Sempronio piensa que es un engaño cuyas consecuencias pagará Calisto. Pármeno se da cuenta de que al pedir regalos en lugar de dinero no podrá compartirlo con ellos, esto empieza a levantar la parte de Pármeno que desconfiaba de Celestina. Por otro lado piensan que es una trampa, no se creen que Celestina haya conseguido tan rápido un encuentro entre Calisto y Melibea. Saben que en cuestiones de dinero no hay amigos, y harán cualquier cosa por recibir su parte. Por otra parte Calisto quien primero le promete una falda y un manto a Celestina, decide saldar rápido su deuda. No quiere que su sastre se pregunte por qué hace regalos a la alcahueta y empiece a sospechar y todo se estropee. Hay un parlamento de Sempronio que refleja perfectamente esta desconfianza: "Tiene miedo de que se la quiten. Y no va mal encaminada, que como no reparta le sacaremos el alma". Poco después tiene lugar el encuentro entre los amantes. ¿Se corresponde el tono de sus parlamentos con los fines que persiguen? ¿Cómo se comporta Melibea? El encuentro se hace con la puerta cerrada, y hablan por la ventana que tiene la puerta con rejas. Al principio, Melibea engaña a Calisto para comprobar que es él, diciéndole que la intención de la cita no es más que dar fin a su relación. Después, se halagan el uno al otro y se dicen que están muy enamorados. Melibea tiene miedo a que sus padres o sus vecinos los oigan y esto haga que pierda su reputación. Hablan de dónde se encontrará al día siguiente para poder estar juntos, sin una puerta por el medio. Sus posibilidades son pocas, no pueden verse en la calle a las doce de la noche porque la gente sospecharía; en casa de Celestina dónde la gente sabe o intuye a lo que van, tampoco; en casa de Calisto no porque una mujer no podría entrar en casa de un hombre a esas horas sin levantar sospechas. Sólo les queda la opción del jardín. Eso le viene muy bien a Fernando de Rojas, con el tópico del «locus amoenus» de naturaleza como marco ideal para un encuentro amoroso.
18. Mientras, los criados vigilan en la calle. ¿Cómo se comportan? Resume el final del acto 12.
Los criados esperan en la calle a que llegue Calisto mientras vigilan que no aparezca nadie que pueda delatarlos o, más probablemente, atacarlos (en aquella época casi nadie salía a la calle a esas horas, por lo que hacerlo era peligroso). Mientras tanto, temerosos de poder salir heridos, maldicen a su amo y en cuanto oyen ruidos salen huyendo, desleales, abandonando a Calisto a su suerte. Sin embargo, como luego resulta ser una falsa alarma, cuando vuelven se hacen los héroes ante Calisto, recalcando su valentía y lealtad, pretendiendo quizás ser premiados por ello. Se muestran totalmente egoístas, pero es justificable. En aquella época con la Inquisición, si los descubrían los matarían y ellos trabajan para Calisto, pero que éste mantenga o intente estar con Melibea no les incumbe. No van a arriesgar su vida por un problema que no es suyo.

Al final del acto 12, Sempronio y Pármeno van a casa de Celestina poco antes del amanecer para darle un susto y entran con la excusa de almorzar (en esa época vivían con el horario solar), reclamando con sutilezas su parte de las ganancias de la alcahueta (dicen necesitarla para reponer su armamento), y hablando de esos bienes como si desde el principio les pertenecieran a los tres. La anciana, tras insinuar que no tiene pensado repartir (dice que les dará mujeres si quieren, pero que NUNCA dinero; que se lo pidan a Calisto, que para eso lucharon por él), se excusa ante la exigencia de los criados diciendo que ha perdido la cadena de oro. Comienza un intercambio de violencia verbal que aumenta progresivamente junto con la furia de Sempronio y Pármeno, desencadenando la violencia física. Celestina no llega a ceder de su postura en ningún momento: es demasiado avariciosa y orgullosa, y además está convencida de que es un farol, que los criados son demasiado cobardes como para matarla. Su mayor error, fue recordarle a Pármeno que su madre también era como ella. Ellos no planeaban hacerlo, sólo querían asustarla para que cediera o le robarían el dinero (al fin y al cabo, matándola no ganaban nada salvo su propia muerte), pero su ira los arrastra y Sempronio mata a Celestina en presencia de Elicia. Realmente, lo único que pretendía éste, era hacer callar a la alcahueta, que estaba alertando a los vecinos. Una vez le clavó la espada por primera vez, Pármeno le pidió que acabara lo empezado, ya que si no, se iban a ganar un enemigo. La muerte de Celestina es absurda, le habría bastado ceder para salir ilesa, y además su falta (no querer repartir) no era tan grave como para merecer la muerte. Sempronio y Pármeno se ven atrapados en su falta de autocontrol. Su intención no era matarla porque en realidad esto no les beneficiaba sino todo lo contrario. Si Celestina moría quién les diría dónde tenía la cadena. Muestran una falta de capacidad para reflexionar antes de actuar. Además se les va de las manos, cuando se pone a gritar no les queda más remedio que acabar con ella. Los llama cobardes por matarla entre dos mientras que ella es una persona solamente, y mayor, esto levanta más la furia de ambos; pero no hay que olvidar que la mata Sempronio, aunque Pármeno le mande rematarla.
Antes de morir, Celestina pide confesión porque no quiere ir al infierno (el segundo y último momento en el que Celestina muestra su humanidad). Esto puede parecer un poco extraño ya que la alcahueta hacía «negocios» con el diablo, pero en el fondo es totalmente coherente con su personalidad: la creencia en el diablo conlleva necesariamente la creencia en Dios (a quien está pidiendo la salvación), y ya sabemos que Celestina hace lo que le conviene en cada momento, aliándose con quien haga falta para conseguir sus propósitos. Era una persona religiosa, un ateo no creería en el demonio, porque no cree en nada sobrenatural.
Después de cometer el asesinato, estando la policía y el vecindario a la puerta de la casa, Sempronio y Pármeno escapan por la ventana, «para no morir en manos de la justicia». Las tres muertes, son muertes absurdas. Por su clase social, aunque al saltar queden malheridos, son rápidamente ejecutados, la justicia para ellos es rápida, pues al magullarse tras el salto por la ventana son alcanzados y acusados por la multitud de vecinos, quienes les llevarían a la plaza del pueblo, dónde serían decapitados de madrugada.

Fernando de Rojas, que había presenciado muchos juicios, decidió acabar de una manera rápida con la vida de Sempronio y Pármeno. Si los hubieran atrapado sin lesiones físicas, habrían tenido un juicio. El proceso, que era largo y tedioso, tendría que haber sido contado, cosa que no interesaba ya que no tenía ninguna relevancia para la historia. Lo importante era que los criados habían muerto.





Acto 13

19. Sosia, otro criado, comunica a Calisto la tragedia de su casa. ¿Cómo reacciona este ante la noticia de la muerte de sus criados? ¿Qué es lo que más le duele? ¿Qué opina ahora de Celestina? ¿Se siente responsable de lo sucedido? ¿Cómo queda caracterizado el personaje con estas actitudes?
Al enterarse de la noticia, Calisto lamenta la muerte de sus criados a quienes al principio les llama "leales criados" y "grandes servidores". Lo que más le importa, es perder su honra (tanto su buena reputación como la fama que pueda dejar una vez muerto). También le preocupa que sus secretos más íntimos salgan a la luz. Pasa de llamarles "leales criados" a "mancebos pecadores". A Celestina ya no la necesita porque ya ha conseguido comenzar una relación con Melibea. De ésta, opina que traicionó a sus criados, ya que negoció con ellos a sus espaldas y luego no quiso compartir las ganancias, su opinión sobre ella es que es una "vieja falsa y mala". Calisto cree que Celestina debe pagar por lo que hizo. Su egoísmo y falta de palabra provocaron su muerte. En ningún momento se siente responsable. De este modo, se ve a Calisto como un señor del siglo XV, a quien lo que les pase a sus criados, ni le viene ni le va (a pesar de que Calisto tiene esos encuentros con Melibea gracias a Celestina, no olvidemos que la historia empezó con el conjuro que hizo Celestina a Melibea). Decide hacerse el loco y vengar la muerte de sus criados sin hacer más caso al asunto. Calisto es cabezota y lo único que quiere es a Melibea; hasta que no la consiga no va a dar lugar a los arrepentimientos por todo lo sucedido.
Pone la excusa de haber venido de viaje, para no levantar sospechas y para seguir manteniendo presente la honra de Melibea. No acude a la justicia en aquel momento porque iba a ser un proceso largo y le ocuparía todo el día, y no hay que olvidar que esa misma noche tenía el encuentro con Melibea en el jardín y no quería faltar por nada. Calisto ante todo piensa en que lo único importante es acudir a la cita concertada para esa noche con Melibea.





Acto 14

20. Cuando ha saciado su sed de Melibea, Calisto, más templado, vuelve sobre lo acontecido a sus criados. ¿A quién echa ahora las culpas?
Calisto tras el encuentro con Melibea, y haber llegado a su meta de conseguirla reflexiona en lo ocurrido con la muerte de sus criados. En este momento se echa las culpas, se lamenta por la muerte de sus criados y piensa en que tenía que haber reaccionado, preguntado o actuado de alguna forma, no solo haber pensado en sí mismo su honra y su propio interés. Este es el primer signo de cordura que muestra Calisto a lo largo de la obra, pero esto se explica porque previamente estaba enfermo de amor, no veía más allá de conseguir a Melibea, era su obsesión. Pero al haberla conseguido y curarse de esa enfermedad puede actuar con cabeza y cordura. Aquí podemos observar que durante toda la obra actúa de forma ridícula por la ''enfermedad'' que tiene, pero que en realidad es sensato y piensa las cosas.
- Encuentro de Calisto y Melibea:
Calisto llega al jardín de Melibea acompañado de sus criados. Entra al mismo gracias a una escala (tipo de escalera) bastante insegura e inestable. Melibea no quiere que salte al jardín, pues teme que Calisto salga herido, y por ello sus criados deciden bajar con él. Melibea le advierte del peligro que corre pues puede caerse y el autor incluye esto para advertir al lector los numerosos peligros que están corriendo.
Una vez está en el jardín todo le parece perfecto (idea del paraíso designada como Locus amoenus), ya tiene a Melibea y pronto alcanzará su objetivo.
Una vez está cerca de Melibea, ésta prefiere mantener las distancias, diciendo que ya ha conseguido verle, sin una puerta de por medio. En cambio, a Calisto no le convence esta idea (cree que ha pasado por demasiadas dificultades para llegar tan lejos, y que se merece algo más que quedarse ahí abrazados) y su deseo sexual por Melibea hace que empiece a tocarla (se excusa diciendo que sus manos van solas, que él no hace nada). Cuando Melibea entiende qué es lo que busca Calisto, recuerda que Lucrecia sigue detrás de ellos, viendo todo lo que pasa. Le ordena que se vaya, no quiere que sea ''testigo de su yerro'' pues sabe que se está equivocando con lo que hace ("perderá el nombre y la corona"); sin embargo, Calisto, orgulloso, le dice que prefiere que se quede, que así será testigo de lo que pase entre ellos dos; que para él es el mayor logro.
Melibea tiene miedo a perder la virginidad, pues en el siglo XV las mujeres deberían ser vírgenes hasta el matrimonio, y si la gente se enteraba de lo que iba a ocurrir, perdería todo su prestigio y respeto.
Pero ama a Calisto, así que tienen sexo y surge en ella la necesidad de ver a Calisto todos los días, pues algo le une a él más que el amor físico. Una vez perdida su virginidad, Melibea ya no tiene nada que perder, por lo que quiere disfrutar lo más posible de su amor, ya que le ha quitado algo tan importante («de perdidos al río»).
Una vez Calisto sale del jardín, Melibea dialoga con Lucrecia y esta miente diciendo que se quedó dormida mientras ellos estaban juntos y que no ha visto ni oído nada.
Calisto ha conseguido lo que buscaba, ha tenido sexo con Melibea y ella le corresponde. Empieza a volver a abrir los ojos, a dejar la enfermedad de amor que sufría de lado, pues ya es correspondido.

- Tras el encuentro de Calisto y Melibea:
Calisto se muestra confuso en todo momento pues, ahora que ya ha conseguido a Melibea, su enfermedad se ve curada, vuelve a abrir los ojos y entra en razón. Comienza a darse cuenta de los errores que ha cometido, a ser consciente de las cosas que han sucedido. Actúa como una persona adulta, madura y racional. En la obra, no conocemos a Calisto antes de estar "enfermo de amor" (enamorado de Melibea), con lo cual no sabemos cómo era antes de padecer esa enfermedad que le cegó y le sacó de lo terrenal. Por lo tanto, con esta confusión que le invade, podemos descubrir más facetas de la personalidad de Calisto, desconocidas para nosotros. Pues antes sólo teníamos la imagen de un Calisto enfermo, ido, sin preocupaciones por lo terrenal (sólo por Melibea), irresponsable, infantil (pues sólo obraba para conseguir el amor de Melibea), inmaduro, obsesionado, etc.
Cuando llega a su casa, Calisto se derrumba, se da cuenta de lo que ha pasado: la muerte de sus criados. Recuerda todo el tiempo que compartió con ellos, y lo poco que les apreció por culpa de su enfermedad. Se culpa a sí mismo y también culpa al juez. En su confusión, primero lo considera su enemigo (por matarlos a ambos y tan temprano) y luego se siente en deuda con él (los mató justamente a uno por hacer y al otro por consentir, los mató tan pronto porque estaban malheridos y para evitar darle publicidad, en favor de Calisto).
A este cambio en la mentalidad de Calisto, lo acompaña el cambio en Melibea, que a pesar de darse cuenta de que ha cometido un gran error, es ella quien pide a Calisto que vuelva todas las noches a la misma hora.





Acto 15

21. Elicia pone en conocimiento de Areúsa la desgracia de Pármeno y Sempronio. Explica en qué términos cuenta lo sucedido y qué función dramática está desempeñando este personaje cuando relata los hechos acaecidos.
Elicia narra el acontecimiento en tercera persona y como personaje que lo presenció, dando testimonio de ello. Su función dramática en la obra se corresponde con el personaje que tenía cierto apego sentimental a Celestina, pues es como su madre ya que vivía con ella y sería su heredera. Esperamos cierta venganza por su parte y deducimos que algo más ocurrirá, ella es la que desencadena el desenlace trágico. Elicia maldice el amor entre Calisto y Melibea, al cual culpa de ser la causa de la tragedia. Calisto por ser el eje entorno al cual giran el resto de los personajes y quien forma la trama que desencadena en la muerte de Sempronio y Celestina, además de ser un ''señorito''. Y también culpa a Melibea por haber entrado en el juego y por la envidia que le tiene y un resentimiento social, ya que es de alta clase y guapa. Melibea tiene a Calisto mientras Elicia pierde a Sempronio por su culpa, así que lo más justo, segun ella, es que la dama también pierda a su caballero. Por todo ello junto con Areúsa traman una venganza, quieren dar la vuelta de su paraíso (locus amoenus) a un infierno (expresado con paradojas y antítesis). Para informarse de dónde y cuándo transcurren los encuentros entre ambos quieren quedar con Sosia, criado de Calisto. Aunque al final esto no es el motivo de la muerte de Calisto y Melibea, Elicia si desencadena indirectamente la tragedia entre ellos.




Acto 16

22. Pleberio y Alisa hacen planes sobre el matrimonio de Melibea. ¿Qué idea tienen de su hija? ¿Se corresponde con la realidad? ¿Qué aspectos morales y sociales valoran en una doncella? ¿Qué reacción tiene Melibea al oír los planes matrimoniales de sus padres?
Para sus padres, Melibea es un apoyo con las cuatro virtudes esenciales (hermosura, riqueza, virginidad y noble origen), pero no saben que ya ha perdido la virginidad. Cuando oye hablar a sus padres manda a Lucrecia que les interrumpa pues ellos están hablando del futuro marido que le buscarán y Melibea no quiere oir esto pues quiere vivir la vida sin tener que estar sometida a un hombre y opina que vale más una buena amante que una mala casada. Esto se explica con que en aquella época se buscaban contratos matrimoniales pues las mujeres nunca eran independientes y debían tener a alguien que las mantuviese cuando los padres muriesen. Además, Melibea opina que su corazón solo pertenece a Calisto, que es el centro de su vida. Los padres de Melibea quieren dejarle la vida arreglada y lo hacen por su bien. No saben lo que opina su hija por la falta de comunicación que había en estos temas entre padres e hijos (habitual en la época). Mirando al presente nos puede parecer que los padres de Melibea están haciéndole daño al tomar esta decisión. Sin embargo, ellos lo hacen por su bien, no son unos padres crueles, sino que en aquella época encontrar el marido para sus hijas era tarea de los padres. Para ellos, decidir casar a su hija es darle un futuro, pues si se queda sola cuando ellos mueran no podrá tomar decisiones y estará a cargo de tutores o albaceas legales. Además les interesaba casarla por los rumores que pudieran surgir; cuanto antes la casen menos dudas habrá sobre su virginidad. Opinan que les será fácil encontrar un marido por el alto linaje que poseen. En el sentido de la búsqueda del marido la madre no está muy convencida, no le vale cualquiera, pero opina que es deber del hombre y que aceptará lo que su marido elija. Nos preguntamos por qué Melibea no les presentó a sus padres a Calisto como posible candidato a casarse con ella (los padres conocían a Calisto), esto es debido a que ellos no tenían ninguna intención de casarse ya que querían vivir su amor en el presente (carpe diem) el futuro no importaba.



Actos 17, 18 y 19
23. Resume las maquinaciones de Elicia y Areúsa para vengarse de Calisto y Melibea. ¿Qué podrías decir del personaje de Centurio? ¿Cómo se desencadena el desenlace de la trama principal?
En los actos de las prostitutas se ve que, una vez que Elicia cuenta lo sucedido, es Areúsa la que toma las riendas, mientras la otra se limita a aprobar todo lo que decide. Areúsa, un personaje casi desconocido hasta ahora, se nos presenta como una mujer astuta, calculadora, fría, que sabe bien lo que hace(es decir, con una cierta experiencia), casi tanto como lo era Celestina.
Elicia y Areúsa deciden utilizar a Centurio (personaje introducido por Fernando de Rojas, que en la obra original no aparecía) para matar a Calisto provocando además la desgracia de Melibea. Para conseguir su fin, aprovechan la reciente riña de Areúsa con él: se reconciliarán «a cambio» de dicho favor. De ese modo, contratan a un asesino que le quite la vida a Calisto.
Pero a Centurio, que es un gran embustero además de aprovechado (encaja con el personaje tipo clásico del fanfarrón o del valentón), y que sólo pretende quedar bien ante Areúsa, basta conocerlo para darse cuenta de que es ridículo pensar que va a cumplir el encargo, que ni siquiera va a intentarlo porque ni se plantea jugarse la vida en eso. Decide, a su vez, «pasárselo» a otro compañero, encomendándole que sólo los asuste a él y a sus criados para que huyan. Así, Areúsa creerá que escaparon cuando él intentaba matar a Calisto, y lo perdonará por intentarlo. Centurio es un cobarde, que mucho decir y poco hacer.
No obstante, lo que sucede es diferente. El amigo de Centurio va con su banda a asustar a Tristán y a Sosia, que están al otro lado del muro del jardín de Melibea donde están los amantes. Como no consiguen asustarlos, se van. Desgraciadamente, Calisto, que ha sido alertado por los gritos, trata de salir para ayudarlos, y, con la prisa, cae desde lo alto. Antes de golpearse la cabeza contra el suelo, Calisto pide confesión porque teme al infierno, al igual que un mes antes lo había hecho Celestina. Una vez más, se refleja el temor de la sociedad de la época a Dios y a la muerte.
La muerte de Calisto es totalmente ridícula. No muere en una lucha, no es una muerte heroica. La causa es un accidente completamente absurdo, se cae desde el muro del jardín de casa de Melibea (cabe tener en cuánta que Calisto era alto y que no se puso el casco de la armadura, que pudiera haber convertido su caída en algo menos grave). Pero a la vez su muerte es simbólica pues advierte que llega cómo y cuándo quiere.
Melibea, en cuanto se da cuenta de que ha muerto, utiliza una expresión idéntica a otra de Jorge Manrique en sus Coplas a la muerte de su padre: habla de lo tarde que vino el placer, y lo pronto que fue sustituido por el dolor.





Acto 20

24. Tiene lugar en este acto el famoso monólogo de Melibea, en el que trata de explicar a su padre las razones que la llevan a quitarse la vida. ¿Qué dice Melibea sobre la pasión amorosa? ¿Se considera culpable o arrepentida de lo que ha sucedido? Comenta los principales recursos estilísticos utilizados en su discurso.
Melibea se considera en parte culpable del daño que va a causar a sus padres (aunque comparado con otros casos que menciona, no cree que sea tanto daño), pero al mismo tiempo se considera inocente debido a su falta de libertad. Dice que tiene una herida mortal en el corazón que no hay más modo de aliviarla que muriendo (ya que su "remedio", Calisto, está muerto), que el dolor es superior a ella, por lo que no está en su mano evitar lo que está a punto de pasar. El amor por Calisto sigue vivo a pesar de que él ya no lo esté, y es mayor que el que siente por sus vivos padres, lo que la lleva a quitarse la vida, además añade que es el propio amor el que le arrastra hacia la muerte, está presa del amor que siente por Calisto (presentan al amor llevado a los extremos, que por él, incluso, mueres). La muerte será un alivio para ella, no sólo por librarla de su dolor, sino porque en el cielo (o en el infierno, Melibea ama tanto a Calisto que está dispuesta a jugarse el cielo para seguirle) se reunirá de nuevo con su amado (tópico principal del romanticismo). Sin embargo, ofrece su alma a Dios sin temer ir al infierno con motivo de su suicidio, puesto que no ha sido una decisión libre, sino que no le quedó más remedio. Melibea viene a decir también que no es un adiós definitivo a sus padres, porque se reencontrará con ellos en la muerte.
En este monólogo tiene lugar una alabanza a Calisto, de cuya muerte no puede evitar sentirse culpable en parte. También hay una mención a Celestina, a quien ve como la persona que supo sacar el secreto de su corazón (ella no sabe nada del hechizo, lo ve como habilidad de la alcahueta). En algún momento se dirige a Calisto, diciéndole que pronto se reunirá con él.
Como dice Melibea, Pleberio conocía a Calisto, y lo consideraba un buen caballero, por lo que Calisto y Melibea podrían perfectamente haberse casado en lugar de mantener en secreto su amor mientras los padres de Melibea buscaban otro marido que la hiciera desdichada. Sin embargo, sencillamente no fue así, en ningún momento se planteó la posibilidad. Los amantes estaban ocupados en disfrutar de su amor y no necesitan nada más, les bastaba quererse (carpe diem).
Es interesante ver las causas por las que Melibea escogió ese modo de suicidio. Por una parte, le proporcionaba una muerte segura, rápida e indolora. Por otra, era en cierto modo una hipérbole de la manera en que murió Calisto (una caída, pero mucho más dura). Y, por último, hace a su padre incapaz de evitarlo desde abajo.
Los recursos que aparecen en este monólogo son los mismos que en otros de la obra: la ampliación retórica (decir las mismas cosas una y otra vez de distinta manera) y la antítesis (contraposición de términos opuestos).





Acto 21

25. Comenta las ideas principales que se tratan en el planto de Pleberio. ¿Puedes relacionarlas con tópicos de la literatura medieval?
La vida ya no tiene sentido, su hija ha muerto. Todo lo que ha hecho en su vida ha sido para construir un futuro para su hija, pero esto no tiene sentido alguno si su hija no está (vanitas vanitatis).
Pleberio llega incluso a decir que preferiría no haber nacido, que tener que vivir con el dolor por la muerte de su hija. Podemos imaginar la vida del padre de Melibea como un castillo de naipes que él va construyendo poco a poco, y en cuya cima se encuentra su única hija. A la muerte de ésta, su vida se derrumba y pierde el sentido. Refiriéndose a la vida, Pleberio nos dice aparte, que es un juego de azar y fortuna.
Hace referencia a esa fortuna como una rueda que, aunque te puede sonreír en un momento, las tornas pueden cambiar y hacerte desdichado.
Además Pleberio habla de que de joven él vivió el amor y consiguió huir de él. Ahora que creía que se había librado de él, este se venga haciendo que su hija muera presa de este. Para Pleberio el matrimonio es una protección contra el amor. No entiende cómo se puede llamar Amor porque es algo malo, el amor trae consigo sufrimiento. Él pensaba que como ya era mayor, se había casado y tenido a su hija, ese dolor producido por el amor que había sentido cuando era más joven se había acabado, pero no era así. El amor como venganza, por haber huido de éste, se venga con su única hija.
Pleberio se culpa por no haber salvado a su hija, ya que todo pasó muy rápido. Del mismo modo, la falta de comunicación entre ellos hizo que no supiera lo que Melibea pensaba y sentía, y no le dio tiempo a descubrirlo (tempus fugit), y tampoco tenía ningún interés en saber nada de Melibea, la trata como si fuera una niña pequeña por la que hay que escoger.
Al final del llanto de Pleberio aparece el tópico en el que se representa la vida como un “valle de lágrimas”.





Apéndice

Primera conversación entre Celestina y Melibea - Análisis

1. La madre de Melibea se marcha, lo que le da una excelente oportunidad a Celestina.
2. Diálogo sobre la vejez entre ambas. No es un lamento de Celestina, sino que pretende que Melibea tenga conciencia de su juventud. Celestina ya la vivió, así que sabe lo que le pasará. Le asegura que la vejez es deseable, pero mala (los males típicos de la edad: enfermedades, pérdida de memoria y movilidad, etc.); por lo que Melibea ha de aprovechar el presente (carpe diem). Ahora le avisa de algo muy importante: la pobreza es lo peor. En la vejez de los nobles, también hay riesgo de sufrirla: los hijos y nietos esperan a que sus padres se mueran, para heredar la fortuna. Esto enlaza con el tópico de muerte igualadora.
3. Melibea ofrece dinero por la pena que le da Celestina, y porque ya se está cansando de los rodeos que está dando. Es el momento ideal para Celestina, para halagarla y decir que tiene una ocupación que le impide comer. Suscita la intriga de Melibea, quien se ofrece a ayudar. Celestina lo muestra como si de una ocupación altruista se tratase. Crea preocupación en Melibea y dice atreverse a decírselo por el trato que le está dando la doncella. Comenta que tiene un enfermo de muerte, y que la única solución es la palabra de Melibea, que hace milagros.
4. Melibea "cae" porque aún no sabe que de quién se trata. Celestina nombra a Calisto, y suscita un enorme enfado en Melibea -harta de la espera, insulta a ambos-. Celestina hace un aparte revelador: "En hora mala aquí vine si me falta mi conjuro" (si le falta ayuda sobrenatural, no podrá conseguirlo). Solución: dice que es un malentendido, que no sabe explicarse, que no pretende conseguir el amor de Calisto, sino un remedio para el dolor de muelas. Para que se cure, es genial las oraciones a Santa Apolonia de Melibea. La doncella, sabe muy bien lo que quiere, y se guarda un as en la manga: siendo comprensiva se reserva una oportunidad por si al final acaba gustándole Calisto.
5. Celestina hace un retrato idealizado de Calisto, a través de comparaciones con héroes clásicos: noble linaje, belleza, gran fuerza, etc. A partir de ahí, se desarrolla un juego de doble lenguaje entre ambas, cada una mirando por sus intereses.
5. Melibea se disculpa y acepta darle la oración, pero sin su madre delante, por lo que le dice: "Ven mañana a por ella muy secretamente", no sea que piensen que está hablando con una alcahueta por la relación en vez de la oración. Lucrecia advierte que su ama ya está en las redes de Celestina.
6. Celestina quiere algo suyo, y se justifica diciendo que será una prueba ante Calisto para que aguante hasta el día siguiente para recibir la oración.